A vueltas con el decrecimiento

Ayer llegó a revista Ecologista (nº 65, verano 2010). Incluye un contundente informe sobre los “Cambios en la ocupación del suelo en España 1987-2005”, donde sus autores han calculado que “hemos urbanizado tres hectáreas por hora entre 2000 y 2005”. ¿Nadie es responsable político de semejante disparate? Los ministros, consejeros y concejales del ramo (o de la rama) ¿no tienen culpa de nada? Pero el grueso de la revista se dedica al “decrecimiento”: palabra tabú para la mayor parte de los economistas, eslogan de nuevo cuño para muchos grupos ecologistas. Un término, en todo caso, que no resuelve todo, pero que sí puede contribuir a solucionar algunas cosas. Por ejemplo, el tráfico: los estudios sobre “evaporación del tráfico” (sí: parece un chiste), que ya vienen de atrás, son cada vez más fiables. Y además se trata de algo que hay que poner en práctica ya mismo en nuestra ciudad.

Foto: Puente de Hammersmith sobre el Támesis, Londres, mayo de 2004. Autor: Patche99z. Imagen procedente de commons.wikimedia.org. Este puente sirve como ejemplo de “evaporación del tráfico”. En Ecologista leemos lo siguiente: “Fue reabierto al tráfico a finales de 1999, después de dos años de reparaciones, durante los que se prohibió el tráfico de coches, pero se permitió el paso de autobuses, bicicletas y peatones. Paradójicamente, en lugar del caos previsto durante el cierre, se registró un descenso del tráfico del 20% en toda la zona, mientras que mejoró mucho el servicio de autobuses”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada