"¿Renta garantizada de ciudadanía" o renta básica?


El programa de IU Valladolid de 2007 hablaba de la “renta básica” al tratar de la seguridad. Proponía exactamente “la implantación de la Renta Básica de Ciudadanía”. En Castilla y León, lo mismo que en otras comunidades autónomas, se ha venido implantando una “renta garantizada de inserción” (ésa es la denominación en nuestra región), La ley que la regula se tramitará, previsiblemente, en julio. Y hoy informa El Norte de Castilla de sus características. Desde luego, no lo vamos a criticar. Pero pensamos que, a pesar de la generalización de esta fórmula, no es la mejor solución.

Desde hace tiempo se ha venido defendiendo por algunos (Daniel Raventós es quizá el más conocido en España) otra fórmula, denominada “renta básica”, sustancialmente diferente, pero –pensamos- con mejores efectos. IU defendió su implantación hace algunos años en el Parlamento, aunque con poco éxito. Se trata de una renta monetaria, entregada sin condición y de forma igual a todos, desde el nacimiento hasta la muerte. Según uno de sus primeros impulsores, Yoland Bresson, se trata de una renta otorgada a cada persona porque existe, porque está reconocida como miembro de la comunidad. No es, pues, una renta de subsistencia como la “garantizada de ciudadanía”, que se evaluaría al mínimo para cubrir las necesidades consideradas como necesarias (en el proyecto de ley, si no me equivoco: 692 euros máximos y 426 mínimos, en función de la familia a su cargo). El montante de la renta básica se calcularía, por el contrario, en función de los recursos existentes, porque instaura un contrato social de naturaleza particular.

Su justificación se basa en la “teoría del crecimiento endógeno”, que explica que el éxito económico dependen de un “capital humano social” acumulado (infraestructuras, redes de información, hábitos de intercambio, capital técnico, conocimientos, saber hacer) que constituye un logro adquirido para la productividad de una comunidad. Así la producción es el resultado, a la vez, de la acción individual y de la herencia colectiva, por lo que una renta (salarial u otra) debería remunerar sólo los méritos individuales. Se puede considerar que cada uno hereda una parte de esta productividad colectiva por el hecho de su pertenencia a la colectividad. Así, el salario, como toda renta, comporta en realidad dos partes: la primera, ignorada hasta el presente, es la renta de existencia, igual para todos, mientras que la segunda corresponde a la renta de actividad, diferenciada según las competencias estimadas por el mercado. La “renta garantizada” es una herencia de la beneficencia, con cargas de todo tipo. La “renta básica”, al pagarse a todos, tiene un carácter completamente diferente. Mas como este tema suele ser objeto de muchas disputas, mejor será dar entrada a los especialistas para que lo expliquen con mayor detalle.

2 comentarios:

Horac dijo...

El término «Renta Básica» adquirió una notoriedad fugaz en el debate político español, a partir de julio de 2001. El PSOE trasladó a la opinión pública que concurriría a las elecciones generales de 2004 con una propuesta estrella: la «Renta Básica de Ciudadanía» (Diario de León, 12/06/2001).
La Conferencia Política del PSOE (Madrid 20-21 de julio de 2001) aprobó el documento marco titulado “Ciudadanía, Libertad y Socialismo: Un partido en la España del s. XXI”. El punto 87 se expresa en los términos siguientes: «Nuestro objetivo y nuestra propuesta, será hacer realidad una Renta Básica de Ciudadanía, es decir, garantizar unos ingresos mínimos para todos los ciudadanos con carácter universal e incondicional, que se constituya como el mínimo vital de subsistencia que toda persona o familia necesita para vivir». Pero, como todos sabemos, fue una propuesta estrellada contra un muro de silencio, distorsiones e ignorancia.
El economista José Iglesias Fernández, quien pasa por ser el original autor e introductor del término castellano «Renta Básica» (en adelante se alude también como RB), protestó por la manipulación política del mismo. Nos recuerda en su web que dicha denominación es traducción de la expresión inglesa «Basic income». Pero, como él mismo asegura, no es creador del concepto aludido en dicho término. Don José Iglesias lo acuñó en los años ochenta y lo puso en circulación de forma notoria en 1998 con su libro “El derecho ciudadano a la Renta Básica” (ver: rentabásica.net). Damos por cierto que la RB tiene antecedentes muy lejanos en el tiempo: Thomas Paine (1737-1809), Thomas Spence (1750-1814), Joseph Charlier (1816-1896), etc, etc. Philippe Van Parijs y Yannic Vanderborght retrotraen la idea al teólogo y eximio jurista holandés Hugo Grocio (1583-1645), ideológicamente emparentado con los teólogos humanistas españoles de la Escuela de Salamanca, como el dominico Francisco de Vitoria. Recomiendo, de dichos autores, el libro: “La renta básica. Una medida eficaz para luchar contra la pobreza”. Barcelona: Paidós, 2006.

Horac dijo...

Pues que sepas compañero que la expresión castellana "Renta Básica" sirve, desde hace más de 20 años, para referirnos abreviadamente al contenido de otras un poco más largas tales como "Renta Básica de Ciudadanía", "Renta Básica Ciudadana" o "Renta Básica de los Iguales... IU y ERC utilizaron adecuadamente tal denominación y su correspondiente concepto cuando presentaron sendos proyectos de Ley de Renta Básica; no así la mayoría de los bocazas y delincuentes intelectuales de los partidos y sindicatos mayoritarios, llevándose la palma de la inanidad intelectual CCOO y UGT de Castilla y León.
El uso de la expresión "Renta Básica de Ciudadanía" o "Renta Básica" por parte de los gobiernos autonómicos (desde hará como mucho 10 años)es una mera adulteración semántica que vacía de contenido la auténtica y originaria Renta Básica; constituye un fraude político e intelectual con el que nadie de IU debería contribuir a su difusión. Ahí va una pequeña aclaración:
El término «Renta Básica» adquirió una notoriedad fugaz en el debate político español, a partir de julio de 2001. El PSOE trasladó a la opinión pública que concurriría a las elecciones generales de 2004 con una propuesta estrella: la «Renta Básica de Ciudadanía» (Diario de León, 12/06/2001).
La Conferencia Política del PSOE (Madrid 20-21 de julio de 2001) aprobó el documento marco titulado “Ciudadanía, Libertad y Socialismo: Un partido en la España del s. XXI”. El punto 87 se expresa en los términos siguientes: «Nuestro objetivo y nuestra propuesta, será hacer realidad una Renta Básica de Ciudadanía, es decir, garantizar unos ingresos mínimos para todos los ciudadanos con carácter universal e incondicional, que se constituya como el mínimo vital de subsistencia que toda persona o familia necesita para vivir». Pero, como todos sabemos, fue una propuesta estrellada contra un muro de silencio, distorsiones e ignorancia.
El economista José Iglesias Fernández, quien pasa por ser el original autor e introductor del término castellano «Renta Básica» (en adelante se alude también como RB), protestó por la manipulación política del mismo. Nos recuerda en su web que dicha denominación es traducción de la expresión inglesa «Basic income». Pero, como él mismo asegura, no es creador del concepto aludido en dicho término. Don José Iglesias lo acuñó en los años ochenta y lo puso en circulación de forma notoria en 1998 con su libro “El derecho ciudadano a la Renta Básica” (ver: rentabásica.net). Damos por cierto que la RB tiene antecedentes muy lejanos en el tiempo: Thomas Paine (1737-1809), Thomas Spence (1750-1814), Joseph Charlier (1816-1896), etc, etc. Philippe Van Parijs y Yannic Vanderborght retrotraen la idea al teólogo y eximio jurista holandés Hugo Grocio (1583-1645), ideológicamente emparentado con los teólogos humanistas españoles de la Escuela de Salamanca, como el dominico Francisco de Vitoria. Recomiendo, de dichos autores, el libro: “La renta básica. Una medida eficaz para luchar contra la pobreza”. Barcelona: Paidós, 2006.
http://www.redasociativa.org/zambra/ficheros/El%20no%20parlamentario%20a%20la%20RB.pdf

http://www.sindinero.org/blog/archives/2282

http://ramiropinto.es/2010/06/07/lucha-obrera/

Publicar un comentario en la entrada