Garoña y la "tolerancia cero"

Nunca va a pasar nada. En ningún sitio nunca va a pasar nada. Las medidas de seguridad son, en todas partes, magníficas, impecables. Ni hay incendios en los rascacielos, ni explosiones en los túneles, ni rupturas en las presas. Qué va, hombre. Todo lo contrario. Las medidas de seguridad son perfectas. Es imposible que falle nada. Mas, como sabemos, en ocasiones hay incendios en los rascacielos, explosiones en los túneles y rupturas en las presas. Sí, sí: el sistema de emergencia era muy antiguo (ahora ya no se instalan así, los de ahora son mucho más seguros), las salidas estaban bloqueadas, el mantenimiento era defectuoso, incluso se ha dicho alguna vez que no se sabían utilizar las medidas de seguridad existentes. Ya: por lo que sea, pero hay incendios en los rascacielos, explosiones en los túneles y rupturas de las presas. Basta consultar los datos.

El debate sobre las nucleares tuvo el interés de poner algún límite al desarrollo tecnológico. No todo lo que se nos ocurra y que podamos hacer estamos obligados a hacerlo. Aquel debate sirvió para frenar el “imperativo tecnológico”. Como consecuencia, se anunció el cierre de Garoña “al final de su vida útil”, que se cumplirá en 2011 (en realidad el cierre se ha aplazado un par de años más). Se trata de un cierre, por tanto, ordenado, y anunciado hace tiempo. Pero ahora, agotados otros argumentos, resurge con fuerza el del empleo. Para el editorialista de El Norte de Castilla la cosa está clara: “El país no se puede permitir las pérdidas económicas que conlleva cerrar la central”, porque además “significa ahora ni más ni menos que condenar a mil personas al infortunio que ya padecen más de cuatro millones de españoles” (creo que lo del “infortunio que ya padecen…” se le ha ido un poco de las manos).

En mi opinión, las cosas no son así. Se trata de un cierre planteado y debatido con tiempo. El argumento del empleo es uno de los factores a tener en cuenta; importante, sin duda, pero no el único. La sociedad tiene que poder poner tomar decisiones de este tipo. ¿Cuántos años hacen falta para prever un cierre así? ¿Quién nos dice que dentro de 20 años no estaremos exactamente en la misma posición (los empleos que se pierden, etc.)? ¿No se ha previsto un plan de inversiones y subvenciones para proyectos de carácter industrial y turístico en la zona? ¿Nunca se va a poder renunciar a nada?

Para los delitos de poca monta se inventó el término “tolerancia cero”. La famosa teoría que dio origen a la expresión, llamada de “la ventana rota”, no implicaba ser intolerante con los grandes delincuentes, sino con los menudos, para cortar una supuesta espiral de acceso a la violencia. Una buena estrategia para prevenir el vandalismo, se dice, es arreglar los problemas cuando aún son pequeños. Sin entrar ahora a valorar sus resultados (hay fervientes defensores y también notables detractores de esas propuestas), llaman la atención dos cosas. La primera, que frente a otra expresión más apropiada, relacionada con su objeto (evitar que las pequeñas acciones deriven en grandes delitos), haya triunfado esa fórmula tan inquietante. Pero la segunda es que se aplique únicamente a uno de los dos campos básicos de la seguridad urbana, el referido a los riesgos denominados sociales, en tanto que frente a los riesgos tecnológicos la tolerancia es enorme. Del cero al infinito. Con un pequeño robo, tolerancia cero. Con los riesgos nucleares, tolerancia infinita. ¿Por qué no se aplica aquí también la tolerancia cero? ¿Por qué no se cortan los riesgos menores, para evitar ir acostumbrándonos a vivir entre bombas tecnológicas? ¿Por qué se admite sin ningún problema levantar altas e innecesarias torres, por ejemplo, a pesar de que conllevan mucha más inseguridad? En fin, parece que hay que seguir aún con el viejo eslogan: “¿Nucleares? No, muchas gracias. Es usted muy amable, pero me estoy quitando”.

2 comentarios:

Juan dijo...

Sobre todo la cuestión está en que el riesgo debe tener en cuenta dos variables:
- la primera son las probabilidades reales de que haya un accidente o un fallo. La probabilidad es realmente pequeña, pero aún así, se producen. El accidente de Tokaimura era absolutamente impredecible en un país tan desarrollado como Japón y, aún así, pasó.
- la segunda son las consecuencias de un posible accidente. Aunque la probabilidad sea muy baja, si las consecuencias son dramáticas, conviene no jugársela. Vale, es muy poco probable que pase algo, pero si pasa la liamos parda. ¿De verdad queremos jugárnosla así?

Ya vale con el argumento del empleo. ¿Si en Garoña se fabricaran guillotinas dejaríamos de prohibir la pena de muerte para conservar el empleo? Pues anda que no hacen falta cosas...

davigon2 dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con que el tema del empleo no puede servir como excusa y realmente me parece el factor menos importante. Lo importante son los riesgos que entraña una central nuclear, ademas, ese empleo se puede mantener cambiando la nuclear por otra planta energetica renovable, lo que pasa es que seguro que a la empresa propietaria de la central nuclear no la compensa.

Tambien quiero decir que si se cierran las centrales nucleares, habra que construir centrales de otro tipo en España, porque cerrar aqui una nuclear, y luego comprar la energia a Francia, que buena parte la genera con centrales nucleares, me parece que es un gesto para la galeria.
Y para finalizar, me parece que lo mas importante en energia, sea nuclear, solar, etc... es que lo que hay que hacer es consumir menos, ese es para mi el problema mas importante y del que parece no se dice mucho (a las electricas no las interesa que gastemos menos). Y lo explico con un ejemplo: el coche electrico, para mi esta muy bien, no contanima, no hace practicamente ruido... pero ¿esa energia electrica de donde va a salir? porque si con la excusa de que no contamina todo el mundo se pose a usar el coche el doble de lo que se usa ahora, no se va a poder generar electridad suficiente de forma limpia y renovable, y lo mismo me da que el petroleo lo queme el coche en forma de gasolina, que quemarlo en una centra electrica (no se se como se llama a las centrales que generan electricidad a partir de la quema de petroleo), cambia el lugar, pero la situacion es la misma.

Publicar un comentario en la entrada