Para la movilidad lo más razonable es un órdago


A ver si soy capaz de decirlo es pocas palabras. Como idea matriz: a la movilidad de Valladolid hay que darle la vuelta por completo, instaurar un sistema de movimiento radicalmente diferente. No caben soluciones parciales o tímidas. (En la mayor parte de nuestras propuestas plantearemos soluciones procesuales, de cambio paulatino; aquí ya no es posible). Es importante concienciarse de esta idea: hay que refundar el sistema de movilidad urbana de Valladolid. Es una de las claves fundamentales para casi todo lo demás, para la mejora, en casi todos los órdenes, de la vida urbana. Y para definir el nuevo sistema es necesario dejar bien claras las jerarquías entre los diferentes modos de moverse y el viario correspondiente.

1º. Es necesario pensar en una ciudad donde el movimiento peatonal es el fundamental. El que organiza el conjunto. Imaginemos que ya se ha transformado el viario: desde el avión destacan entonces unos recorridos arbolados continuos que se extienden en el tejido urbano, en red, se abren hasta el campo y enlazan los municipios próximos, entre sí y con la capital. De manera que no serían esas grandes autovías que rodean a la ciudad, consumiendo muchísimo espacio, las que estructurarían el conjunto metropolitano, sino los paseos arbolados. Para empezar, proponemos un paseo muy claro, que puede diseñarse ya (aprovechando en parte algunos tramos de carreteras existentes, pero también siguiendo otros trazados cuando sea preciso, apoyándose en vías ahora secundarias; hemos hecho algunos esbozos y puede funcionar con mucha facilidad): el que denominamos “Paseo Entrepuentes”, con el que se recuperaría el recorrido histórico primitivo entre los puentes de Simancas y Cabezón, y que sería uno de los primeros que permitiría armar el territorio y la ciudad.

2º. Después de la movilidad peatonal debe cuidarse la ciclista. Es, como sabemos, muy buena fórmula para la movilidad sostenible. Un ministro de Allende dijo: “El socialismo puede llegar sólo en bicicleta”. Pues eso. Pero no basta con disponer carriles bici en algunos fragmentos de vías, y siguiendo siempre la lógica de los coches: hay que organizar un completo sistema de movilidad ciclista, por medio de carriles, itinerarios, etc. (no siempre hacen falta carriles), pero completo. Y con su propia lógica, no la de los coches.

3º. Lo tercero es el transporte público. Yo defiendo desde hace tiempo un sistema mixto tranvía-autobús. Me gusta el tranvía porque, aparte de otras notables ventajas (de capacidad, por ejemplo), para mí resulta definitiva su imagen: es la imagen viva de la preferencia del transporte público sobre el privado. Pero, por supuesto, es una opción discutible. Un buen sistema de autobuses en carril propio también puede ser adecuado. Es importantísimo que este sistema de transporte público sea altamente eficaz, que cubra la ciudad y esté bien articulado con los demás modos: que llegue rápido a los aparcamientos de bicicletas cerca de las estaciones e intercambiadores, por ejemplo. O a los aparcamientos disuasorios situados fuera de la ciudad. Si falla el transporte público eficaz, falla todo. (También convendría empezar por algunas medidas críticas, para ir ampliando las propuestas).

4º. Y luego, en cuarto lugar, los coches. Los coches no son para las ciudades, ni siquiera los eléctricos. Son para la carretera. Y debemos saber que para disminuir el uso de este tipo de vehículos la clave está en los aparcamientos. La lucha por mejorar el tráfico urbano pasa inexorablemente por la lucha contra los aparcamientos rotatorios. Las exigencias legales de aparcamientos son disparatadas y los parkings de los centros comerciales, abusivos. Esto es algo que sabe todo el mundo perfectamente. Y desde aquí denuncio que cuando se construyeron los aparcamientos en la plaza de Zorrilla o en Portugalete se hizo a mala fe, sabiendo el coste medioambiental que tienen, sabiendo que el mismo plan de movilidad urbana de Valladolid los rechazaba. Debemos, por tanto, acabar con la locura de los aparcamientos y también con la de los desdoblamientos de todas las vías (¡el PSOE ha llegado a pedir desdoblar la carretera de las Maricas y la de Cabezón!) y racionalizar mucho más el viario. Tranquilizar el tráfico, calmar el tráfico. (Que, por otra parte, se lleva una parte importantísima de nuestro presupuesto).

5º. También hay que pensar en el transporte de mercancías, logístico, etc. Aquí se ha propuesto, en muchos lugares, hacer uso (ahora sí) de vehículos eléctricos. Pero esto es otro tema.

Clarificadas estas cuestiones entraríamos en los temas de detalle. El Programa IU 2007 es prolijo en el tema de la movilidad, y desarrolla muchos puntos con bastante precisión: habla de un bus lanzadera a los polígonos, de la renovación de la flota de autobuses cada 5 años, de la “mortalidad cero”, los tiempos de paso de los peatones en los semáforos, el desarrollo de la red ciclista del PGOU, la creación de una oficina de tráfico, etc. Está muy bien, ciertamente muy bien. Pero creo que lo fundamental es tener la idea de que hace falta una decisión política contundente, fuerte y clara, para dar la vuelta a la movilidad. Es necesario en este campo lanzar un órdago. No cabe aquí la solución de “jugar a la piedra” (un pequeño cambio en esta zona, una pequeña mejora en el carril bici de allá, etc., mientras se construyen más y más kilómetros de nuevas o desdobladas carreteras). En su momento presentaremos con más precisión en qué consistiría ese órdago.

La foto (“Vista del puente viejo de Simancas desde el mirador”) fue tomada el 4 de noviembre de 2008 por de JMGalaico, y publicada en fotolog.miarroba.com/jm-lopez.

3 comentarios:

Juan dijo...

Totalmente de acuerdo en esto, aunque lo más complejo es, quizá, como crear alianzas ciudadanas, imprescindibles para cambios drásticos. En esto, los urbanistas catalanes (Borja, Font, etc.) insisten siempre mucho, quizá porque han tenido más posibilidad de convivir con la "realpolitik". Los tiempos de quienes optamos por cambios profundos de la ciudad son largos y entre medias están los tiempos electorales que podrían dar al traste con estupendos planes de transformación urbana. ¿Cómo hacemos para crear mayorías a favor de una movilidad razonable cuando tenemos una vecindad tan dependiente del vehículo privado? Habrá que ir meditando sobre ello.

davigon2 dijo...

Varias cuestiones.

- ¿podrias poner un enlace al programa de IU de 2007?. He buscado pero no le encuentro.

- El tema de la bicicleta. Uso mucho la bici, y el problema del carril bici me parece que esta principalmente en las grandes avenidas, donde los coches var muy rapidos, me refiero a vias de 2 carriles por sentido sobre todo, por ejemplo la subida al estadio, la carretera que va desde Delicias al colegio San Agustin,... Esta claro que lo ideal seria mucho mas carril bici, pero hacer estos carriles cuesta dinero, asi que hay que mirar en que zonas son mas necesarios, porque en calles estrechas con cruces, los coches no pasande 30/40 km hora, y la verdad es que ahi el problema para los ciclistas en mucho menor.

- Sobre el autobus, esta claro, hay que mejorar su estado, expandiendo lineas, retirando algunas paradas que estan literalmente pegadas a otras.... seria un tema del que se podria hablar mucho y como mezclarlo con el tranvia, metro...

- Sobre el uso del coche, creo que hay que tomar medidas concretas para que el coche se use menos, pero no por convinciones morales/ideologicas del que lo usa, sino porque el ayuntamiento les ponga las cosas dificiles a la gente que usa como principal medio de transporte el coche privado, y lo explico con un ejemplo: no puede se que a la gente que va al centro a realizar gestiones con su coche que en principio para ellos es mas comodo y rapido que hacerlo en bus le cueste menos aparcar en zona azul de lo que cuesta un billete de bus ordinario
porque asi o se viaje en bus por convincion, o sino, comparando objetivamente, el coche sale ganador. No se si hay que bajar el precio del bus, subir el de la zona azul (para mi es este segundo) o algo intermedio, pero es un caso concreto de lo que he dicho anteriormente.

Manuel Saravia dijo...

A Juan: Es cierto, hay que pensar cómo formar una mayoría que apoye el cambio, y también cómo hacerlo sostenible, que se mantenga el ímpetu durante el tiempo suficiente como para que se consolide. Hay que pensar en ello. Pero a nuestro favor está que todo el mundo considera ya, como algo inaplazable, que hay que hacer algo.

A davigon2: 1º) El programa de IU 2007 y los del PSOE y PP los tienes aquí: http://www.vecinosvalladolid.org/spip.php?article1932. 2º) Tu comentario sobre el carril bici es oportuno: lo que debe plantearse en un sistema de movimiento completo, útil y seguro, pero no carriles bici por todas partes, sin más. Es algo más complejo. 3º) También comparto tu punto de vista respecto al coche. No podemos basarnos en convicciones morales. Pero... tampoco hay que desecharlas.

A los dos: gracias por intervenir.

Publicar un comentario en la entrada