Una hora y 24 minutos


Lo sabíamos. Todos sabíamos que, más pronto que tarde, el AVE iba a ir dejando a los demás trenes en la indigencia. No tiene sentido, ni pies ni cabeza. Ni es razonable, en términos de una movilidad equilibrada y sostenible, ni es justo en absoluto. Discriminatorio, abusivo, indignante. La noticia que hoy nos proporciona la agencia Icalnews dice así: “La Plataforma Social en Defensa del Ferrocarril criticó hoy la decisión de Renfe de prolongar la duración del viaje del tren de primera hora de la mañana entre Ávila y Valladolid, que pasará de ser de una hora y 16 minutos a una hora y 24 minutos. A juicio de la plataforma es `una vuelta de tuerca más´ en la estrategia de deteriorar poco a poco el servicio ferroviario y expulsar a los viajeros del ferrocarril”. Simplemente inadmisible.

Imagen: Foto de la estación de Valladolid, realizada por Arturo Vega Roldán el 2 de marzo de 2008 y publicada en www.railwaymania.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada