Frases que nunca diré


Prometo solemnemente, ante las palomas que picotean debajo de la ventana, que nunca jamás diré ninguna de las siguientes frases, que estos días podemos leer en la prensa vallisoletana:

- “Hoy es un día que calificaría como histórico” (José Manuel Méndez, alcalde de Arroyo de la Encomienda, en El Norte de Castilla). Esto… ¿no tenemos ya suficientemente lleno el libro de historia? Vamos a ver: la batalla de las Navas de Tolosa, la caída del Imperio Romano, el descubrimiento de América, la Revolución francesa… ¡ah, sí!: y la firma del convenio con Ikea en Arroyo de la Encomienda. Es verdad, es histórico del todo.

- “Quien gana es la provincia de Valladolid y, por tanto, Castilla y León” (mismo artista, José Manuel Méndez; mismo periódico, El Norte de Castilla). Pero, hombre de Dios, ¿no se le ocurre otra cosa? Gana Arroyo; gana Valladolid ciudad (porque está cerca, claro) y gana Zaratán (también está cerca); gana Castilla y León, gana Peñafiel, gana Almazán y gana España; gana Murcia y la parte sur del Peloponeso; gana Castro Urdiales, Tomelloso y Corea del Sur.

- En León y su alfoz, todas las entidades implicadas "hacen los deberes" (Antonio Silván, Consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León, al comunicar la próxima presentación de un Plan de Integración y Explotación del Transporte Metropolitano” de León; leído en la web de Europa Press). Maldición: los deberes. Cuando acabamos el bachillerato nuestro sueño era nunca más hacer deberes. Y ahora tenemos que la maestra es el mismísimo Silván. Porque lo curioso de los deberes es que alguien los pone y los corrige, y alguien los hace. Los deberes no se ponen solos. ¿Y quién le ha dicho a Silván qué es lo que tenemos que hacer? ¿La directora del colegio? (Por cierto, veamos este otro titular: “Hemos hecho bien los deberes para afrontar esta etapa tan complicada”: El Día de Valladolid, 9 de junio de 2010. ¿Quién ha sido esta vez el niño bueno?: Antonio M. Méndez Pozo).

- “Sólo pedimos equipararnos con Segovia”: como he dicho antes, prometo solemnemente no pedir nunca equipararnos con Segovia. Pero ¿qué manera es esa de plantear las cosas? ¿Por qué no pedimos equipararnos con Aranjuez o con Chiclana? Habrá que ver lo que en cada situación es razonable y reclamarlo. Pero jugar a los agravios entre ciudades está feo. (Por cierto, lo dijo José Luis Arias, portavoz de la Asociación de Usuarios de Alta Velocidad de Valladolid en Diario de Valladolid-El Mundo, 6 de junio de 2010).

- “Merece la pena trabajar por los pueblos de Valladolid”. Qué bonito. Lo dijo Silván (estos días está sembrado) el 9 de junio en Valoria la Buena, al anunciar que Fomento va a tramitar la petición de ARI (área de rehabilitación integrada) del centro urbano de ese municipio. Lo publicó El Día de Valladolid. “Merece la pena trabajar por los pueblos de Valladolid”: ¿a que es bonito?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada