Tres bromas de Zizek

Hoy se publica en El País una entrevista con ese personaje tan peculiar llamado Slajov Zizek. En ella nos entrega un buen número de boutades a cual más inquietante. Veamos tres. La primera: “Detrás de cada limpieza étnica hay un poeta”, por lo que “necesitamos controlar a la poesía”. La segunda: “El futuro de la democracia es Berlusconi”, quien nos señala “el futuro de un capitalismo autoritario”. La tercera: al concluir le dice al periodista que tiene permiso para manipular sus palabras, pero “orwellianamente”: “sorpréndame mostrando lo que he dicho”. Una, dos y tres. Las boutades son bromas. Pero con frecuencia las bromas sobreviven en la bruma, expresan una parte alarmante, casi escalofriante, de la realidad. Porque ¿quién no ha imaginado a un poeta genocida? La poesía figura, probablemente, entre las armas más poderosas para cambiar el mundo: pero también son utilizadas por quienes lo oprimen. ¿Y a quién no le alarma la imposibilidad, año tras año, de hacer abandonar el poder a Berlusconi? Y por último: ¿no es también cierto que los periodistas “construyen” las declaraciones de los entrevistados? En fin: sólo son boutades, salidas de tono, bromas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada